La falacia de decir que los brotes de infecciones por microorganismos multi-resistentes en hospitales  son un fenómeno natural.

Setiembre, 2018
Reiteradas veces he escuchado justificar un brote de infecciones hospitalarias por gérmenes multiresistentes como algo esperable, inevitable, como un ¨fenómeno natural¨.

 

Si Ud. es uno de los que afirman esto,  debería leer este blog, si no lo es, leálo también, verá que coincidimos que se trata de un justificativo a la deficiencia de los Programas de Control de Infecciones.

 

Las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria son prevenibles  si se cuenta con un equipo técnico dedicado en exclusiva a ésta tarea (Comites de Prevención y Control de Infecciones) y un plan de acción.  Sin un programa PROA (Programa de Racionalización y Optimización de Antimicrobianos),  con debilidad o inexistencia de la vigilancia epidemiológica de infecciones, con falta de medidas de control efectivas y falta de compromiso, o con reacción tardía a los problemas, este fenómeno de la resistencia bacteriana se ve potenciado y magnificado.

 

Si a éste problema y la falta de abordaje multimodal que requiere, le sumamos Comités de Infecciones inoperantes, actuando solo cuando el hospital está desbordado de infecciones, con una actitud reactiva pero no proactiva, entonces tenemos ese resultado: brotes de infecciones por gérmenes multi-resistentes que algunos llaman  ´´fenómeno natural´ y que yo califico como ¨descuido, inoperancia, ineficacia e incluso impotencia¨

 

Es esto solo mi opinión? No, esto ha sido ampliamente demostrado. Por eso se recomienda poseer un Comité de Infecciones bien constituido, funcionante y con planes de trabajo, que se ejecuten y evalúen periódicamente.

 

Hospitales que poseen un Comité de Infecciones bien constituìdo, con dedicaciòn horaria adecuada, con vigilancia epidemiológica y visitas periódicas a los servicios tendrán un diagnóstico de situación y un conocimiento oportuno que les permitirá implementar medidas de control y evitar brotes epidémicos (incremento del numero de casos por encima de lo esperado).  

 

La detección anticipada de nuevos infectados proporciona la información necesaria para prevenir otros. Cuando se actúa tardíamente no hay un caso secundario, hay varios. Y cuanto más tardía es la reacción, más pacientes terminan infectados. 

 

La resistencia bacteriana es a veces inevitable, pero que los pacientes contiguos o del mismo servicio u hospital adquieran una infección por  microorganismo multiresistentes que otros pacientes tienen, se llama TRASMISION CRUZADA y no es un fenómeno natural, es un fallo de control de infecciones del hospital.

 

Y cuanto mayor es el número de casos secundarios (los que se infectaron a partir de otro caso del hospital) menos natural es el fenómeno y  se convierte en el reflejo de la falta de un programa de control de infecciones efectivo.

 

Mal de muchos, consuelo de tontos.

 


Manejo seguro de excretas en hospitales

Agosto, 2018

Como epidemióloga, me he enfrentado muchas veces a múltiples interrogantes sobre el manejo seguro de excretas en hospitales.

 

El creciente problema de las infecciones hospitalarias por Clostridium difficile (ICD) o las colonizaciones o infecciones por enterobacterias productoras de carbapenemasas (EPC) pone este tema entre los problemas prioritarios.

El nivel de contaminación de la materia fecal con estos microorganismos y su posible dispersión durante el manejo de excretas es preocupante.

 

Un paciente que utiliza un inodoro debe ser instruido sobre cómo evitar la contaminación personal y del entorno. La higiene de manos con agua y jabón, antes de abandonar el baño, es de vital importancia pero también debemos considerar darle otras indicaciones como la descarga de la cisterna. Uds se han preguntado cuál es el método más adecuado?

 

Según estudios científicos, descargar el inodoro con la tapa levantada es mucho más contaminante que hacerlo con la tapa baja. Además se describió que en descargas sucesivas, el entorno se continúa contaminando. Inmediato a la descarga, esta contaminación se ha detectado a 25 cm por encima y hasta 1 metro de los lados del inodoro y horas después, se detectó contaminación a mayor distancia del inodoro.  

 

Entonces, que recomendar a quienes utilizan el inodoro o descargan cuñas/chatas en él? 

a) Cerrar la tapa del inodoro antes de descargar la cisterna.

b) En pacientes con diarrea o ICD,  hacer al menos 3 descargas sucesivas, con la tapa baja del inodoro, lo que nos da más seguridad y menor riesgo de contaminación, que hacer una sola.

 

También nos preguntamos frecuentemente: Hay una forma segura de reprocesar las chatas/cuñas manualmente?

 

La respuesta es “raramente” y significa que podemos establecer un protocolo relativamente eficaz pero su cumplimiento en hospitales es generalmente imposible.  Reprocesar manualmente requiere que el trabajador utilice equipamiento protectivo personal (EPP) con delantal y bata impermeable, guantes largos, protección facial en cada lavado de la chata.  Este lavado/desinfección se  debe hacer sin generar salpicaduras o aerosoles (no usar ducha de mano), con descarga previa del contenido en el inodoro con tapa, entre otros pasos. Y tenemos tiempo para hacerlo correctamente?

 

Cada etapa del proceso tiene alto riesgo de contaminación del entorno y del operador. Máxime que muchas veces por sus recursos humanos limitados, quienes reprocesan chatas en hospitales son los acompañantes del paciente y no solo el personal de aseo o de enfermería.

 

De acuerdo a lo expuesto, se hace evidente que cada día más hospitales deberían incluir el reprocesamiento automatizado de chatas/cuñas entre sus prioridades.

 

Los sistemas automatizados, cuando son implementados con entrenamiento de uso, minimizan la contaminación y el riesgo de adquisición de colonizaciones/infecciones por Clostridium difficile o EPC. En particular aquellos lavachatas donde la descarga de la chata y su lavado se realizan dentro del mismo proceso, utilizando detergente alcalino y desinfección térmica.

 

La forma en la que cada hospital incluya estás tecnologías en sus servicios dependerá de sus recursos financieros, desde instalación individual en cada habitación, hasta instalación por servicios o áreas. En caso de traslado de chatas desde la habitación del paciente hasta el reprocesador, lo recomendable es el uso de chatas/cuñas con tapa, que minimicen los riesgos.